Jueves, 21 Ene 2021
Ud esta aquí: Home
XIX Jornadas de Actualización Doctrinaria de Tribunales de Cuentas - Ejecución Presupuestaria PDF Imprimir E-mail


XIX° JORNADAS DE ACTUALIZACIÓN DOCTRINARIA DE TRIBUNALES DE CUENTAS

13, 14 y 15 de Septiembre de 2006 - Catamarca


TEMA:

EL PRESUPUESTO DEL ESTADO Y LA CUENTA GENERAL DEL EJERCICIO COMO HERRAMIENTA DE PLANIFICACIÓN Y CONTROL. LA TRANSFORMACIÓN HACIA UNA HACIENDA PRODUCTIVA Y LA FORMACIÓN DE UNA CONCIENCIA SOCIAL SOLIDARIA.

TITULO:

El CONTROL SOBRE LA EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA Y LA CUENTA DE INVERSIÓN COMO HERRAMIENTA PRODUCTIVA Y SOLIDARIA.

 

AUTOR:

CR. RUBEN HECTOR RAMÍREZ

TRIBUNAL DE CUENTAS DE LA PROVINCIA DE CORDOBA

 

 

INDICE:

TEMA 1 : EL PRESUPUESTO : UNA HERRAMIENTA PRODUCTIVA

TEMA 2 : LA CUENTA DE IVERSION

- INTRODUCCION

- CONTENIDO

- ANALISIS E INFORME

TEMA 3 : FORMACIÓN DE UNA CONCIENCIA SOCIAL SOLIDARIA

- BREVES CONSIDERACIONES

TEMA 4 : CONCLUSIONES

 


RESUMEN:

El objeto de este trabajo, que seguramente no agrega herramientas técnicas sobre las que ya todos tenemos conocimiento y hasta una opinión formada, pretende solo recordarlas bajo un enfoque de productividad en relación al Presupuesto y la Cuenta de Inversión, fundamentalmente en relación al control que debe necesariamente incorporar ese principio, como forma de jerarquizarlo. Todo ello tiene relación con la necesaria formación de una conciencia social solidaria que debemos internalizar primero como individuos pertenecientes a los Organismos de Control y como cuestión previa a cualquier disquisición “filosófica”, única forma de requerir después idéntica actitud institucional y no al revés.

 

El PRESUPUESTO : UNA HERRAMIENTA PRODUCTIVA

Debemos en primer lugar partir de la premisa de que el presupuesto no solo constituye la expresión financiera anual de las operaciones programadas por el sector público, sino que también refleja los hechos financieros ocurridos e influye sobre las perspectivas futuras de la economía del país.

Por esas razones, los responsables en elaborar el presupuesto deben contar con información de la ejecución de presupuestos anteriores y la previsión de escenarios posibles, que resultan fundamentales para proyectar las acciones futuras en relación a los condicionamientos derivados del entorno económico y social tanto nacional como internacional, como lo es por ejemplo la elevación de la tasa de interés internacional que impacta fuertemente en los países con elevada deuda externa.

En determinadas circunstancias, las limitaciones o restricciones se originan en el impacto producido por causas de naturaleza extrapresupuestaria, que pueden ser de origen interno de la propia organización producto de su propia ineficiencia ante la existencia de estructuras institucionales y funcionales del Estado que resultan inadecuadas para el desarrollo de una programación presupuestaria de raigambre productiva.

Cualquier previsión presupuestaria en materia de recursos y gastos requiere contar con un conjunto de hipótesis respecto de la evolución de las variables económicas destinados a efectuar una valoración realista de los efectos que diversas restricciones pueden afectar en el futuro.

Una cultura presupuestaria aceptable debe incorporar explícita o implícitamente como condición inexcusable, la necesidad de justificar el modo de “producción pública” entendiendo por esta a la totalidad de las previsiones financieras y reales, necesarias para concretar la producción pública de bienes y servicios destinados a satisfacer las necesidades colectivas, castigando a aquellas organizaciones que no cumplan con las normativas de formulación, ejecución y fundamentalmente evaluación presupuestaria, desterrando en la elaboración presupuestaria el uso de esquemas repetitivos y rutinarios.

Existe una visión productivista del Estado por la cual éste deberá tender a suministrar productos finales diseñando funciones de producción con integración de los insumos, los productos intermedios y las tecnologías requeridas, que no serán posibles aplicar si no existe una firme convicción política en su implementación.

Algunos especialistas en materia presupuestaria se refieren a los insumos como los recursos genuinos que posee el Estado; a los productos, como la acciones que puede ejecutar el Estado, que podríamos asimilar a los procesos de transformación y finalmente a los resultados, como el conjunto de metas que alcanza el gobierno, que se asemejaría al concepto de producción final en la visión de la producción.

En su libro “Estado Eficiente”, José María Las Heras comenta que la “filosofía productivista” del Estado se encontraba señalada a mediados de la década de los ochenta en revistas especializadas: La ponderación del cómo, es decir de los insumos requeridos, es frecuentemente ignorada. Así en la actividad de la Administración Pública, en la elaboración de un producto, en el desarrollo de un sistema, etc. muchas veces no se mide el insumo y se pregona el éxito por haber alcanzado un objetivo sin conocer la real envergadura del insumo. Si, por el contrario, este fuera adecuadamente evaluado, grandes serían las sorpresas.
Tan solo si se compara el resultado con un parámetro puede tenerse una verdadera idea del logro y si ese parámetro es un objetivo –es decir, ha sido fijado y adecuadamente difundido con anterioridad a la ejecución- puede servir de motivación para los ejecutores, consiguientemente con un sensible incremento de la probabilidad de éxito.
Por lo tanto, siempre que alguien efectúe un mandato –ya se trate de una tarea menor o un proyecto de magnitud- debería expresar el objetivo en términos de insumo-producto o de su inversión.

Sin ser eminentemente enunciativa podemos citar diversas técnicas de programación presupuestaria fundadas en un enfoque sistémico en general y una visión de la producción es especial, destacando entre ellas las particulares virtudes del “presupuesto por programas” que determina una función global de producción con asignaciones financieras en función de objetivos concretos, para los cuales se desarrollan acciones y se asignan insumos materiales, humanos y técnicos que, conformando categorías programáticas permite el control de la legalidad y de la gestión de los resultados finales deseados.

En materia de administración financiera un buen presupuesto es condición necesaria, pero no es suficiente si no se cuenta con un sistema contable que muestre fehaciente y oportunamente la calidad de su ejecución, teniendo en cuenta que generalmente, la estimación de las erogaciones públicas ha sido habitualmente una tarea repetitiva con la sola pretensión de mostrar equilibrios globales entre gastos y recursos, utilizando ese criterio bajo el supuesto de que la habitualidad en que se ha ejecutado el gasto en períodos anteriores es suficiente justificativo para su inclusión como nueva previsión en el presupuesto que se está confeccionando, postura absolutamente incorrecta. Todo gasto debería analizarse por si mismo en relación con los objetivos a lograr, aplicando las mejores técnicas productivas, tratando de incorporar como variable de análisis los cambios en los precios relativos de los insumos, para así mejorar la proyección.

Algunas corrientes presupuestarias pretendieron imponer la técnica del “Presupuesto Base Cero” como alternativa superadora al presupuesto por programas, sosteniendo algunos autores que aún reconociéndola como una técnica de naturaleza compleja, puede ser comprendida como auxiliar de la programación presupuestaria en general y del presupuesto por programas en particular, por lo que la mencionan como técnica de base cero mas que de presupuesto de base cero.

La técnica base cero señala que toda acción a incluir en el presupuesto gubernamental debe ser analizada bajo el criterio de su propio mérito y en comparación con diversas alternativas, por lo que para esta metodología cualquier elemento presupuestario debe fundamentarse y justificarse mediante una discusión previa de prueba-error y demostraciones de bondad desde múltiples puntos de vista tanto técnicos como políticos, que permitan un mejor proceso de decisión, no obstante lo cual debemos reconocerla como una herramienta presupuestaria muy poco usada en la experiencia de nuestro país.

Como instancia presupuestaria que puede complementar las anteriores, se menciona el “Presupuesto Participativo” por el que los ciudadanos pueden discutir un monto determinado de la asignación del gasto público, siempre vinculadas a necesidades especiales directas con lo cual no se pone en peligro la coherencia estratégica de la formulación presupuestaria a cargo de las autoridades responsables, porque en sí misma no significa una técnica presupuestaria, sino de un criterio para permitir la participación ciudadana.

Podemos aseverar que aunque resulte altamente recomendable la implementación del presupuesto por programas, el éxito de esta herramienta ha sido relativo si lo medimos desde el análisis de la relación costo/beneficio, contribuyendo a ello la falta de estabilidad en las políticas públicas y una Administración no proclive al cambio que ha demostrado palmariamente las falencias en la asignación del gasto público cuando no han sido elaboradas sobre hipótesis creíbles.
A modo de conclusión, resulta indiscutible que a mayor calidad, precisión y certeza en la proyección y elaboración presupuestaria mayor será la calidad, precisión y certeza de los informes de los organismos de control, emitidos sobre una herramienta gubernamental que incide en la vida de los ciudadanos.

 

LA CUENTA DE INVERSION

INTRODUCCION

El Balance del Estado, o Cuenta de Inversión o Cuenta General del Ejercicio según su denominación en distintas Jurisdicciones, representa conjuntamente con el presupuesto, uno de los dos mas importantes instrumentos de control de los actos periódicos de gobierno, en el marco del principio de división de poderes. El Balance General del Estado recopila, evalúa, procesa y expone el conjunto de transacciones, con incidencia económica y financiera ocurridas en un ejercicio, mostrando globalmente la situación patrimonial y de resultado del desempeño del sector público, por lo que la Cuenta de Inversión no es solo una cuenta de gastos, teniendo en cuenta que gasto e inversión son dos conceptos distintos y muestran hechos y realidades también diferentes. Gasto hace referencia a lo consumido, entre los que citamos los sueldos pagados a sus dependientes, inversión en cambio es el empleo de recursos en una actividad productiva o no, consumible o compensada con otros bienes, por lo tanto, con la Cuenta de Inversión se trata de verificar lo gastado y de fiscalizar la inversión.

Hay que distinguir entre el concepto contable del patrimonio neto en el Estado y su concepto jurídico. En la administración privada el conjunto de bienes constituye el patrimonio de una persona o ente. Por lo tanto se deduce que los bienes están indicados por su valor económico deducidas las cargas que lo gravan. Así patrimonio desde el punto de vista jurídico equivale a lo que se denomina contablemente patrimonio neto, pero esta equivalencia terminológica según la FACPCE no es aplicable al patrimonio del Estado porque carece de sentido suponer que éste tiene un activo para responder al pasivo, menos todavía para incrementar su potencial económico o lucrar con su empleo.

Es mas aplicable al sector público el criterio de “empresa en marcha” como parámetro para fijar la capacidad del Estado en pagar sus deudas. Señala la FACPCE que la gestión del patrimonio del Estado no tiende a definir solvencia ni a determinar su “capital” sino a asegurar lo necesario para cumplir sus fines, tender a los servicios que debe prestar y determinar responsabilidades por parte de quienes lo tienen a cargo, remarcando que los Balances del Estado son esencialmente financieros.

Debemos advertir que la denominación en el ámbito provincial de la rendición anual de la totalidad de lo presupuestado y ejecutado no es homogénea, aunque la mayoría de las Constituciones le dan el nombre de “Cuenta de Inversión”, otras como las de la Provincia del Chaco en su art. 119 inciso 3 y la de la Provincia de Salta en su artículo 127 inciso 3 la denominan “Cuenta General del Ejercicio”. En este trabajo nos referiremos como Cuenta de Inversión que genéricamente contiene a ambas.

En las sociedades modernas, el control y la calidad de la gestión constituyen cuestiones primordiales para que los ciudadanos hagan valer sus derechos a ser informados sobre la forma en que se utilizan sus impuestos y el detalle de cómo se administran los poderes públicos, teniendo en cuenta que un sistema democrático dota de capacidad a los ciudadanos para hacer que los funcionarios les rindan cuenta de sus actos, contribuyendo a la transparencia de la actuación gubernamental.

En este sentido, la aprobación del Presupuesto anual por parte del Parlamento y el posterior rechazo o aprobación anual de la cuenta de inversión constituyen las dos caras de un mismo eje central en este materia, por lo que el control permite que, además de producir eventuales responsabilidades patrimoniales para el responsable, se incida sobre el sistema administrativo estatal, generando repercusiones institucionales y sociales de indudable valor.

El Presupuesto refleja el proyecto de plan de gobierno del Estado, la finalidad, rumbo y el comportamiento que debe seguir, por lo que el control posterior a través de la aprobación o rechazo de la cuenta de inversión no es un mero balance de resultados sino además un instrumento de control a través del cual se fiscaliza al Poder Ejecutivo en la ejecución de aquellas políticas permitiendo al Poder Legislativo ejercer su atribución de contralor político respecto de la gestión del Poder Ejecutivo.

Se ha verificado en muchos casos una escasa incidencia del control para provocar reformas en los sistemas o instituciones que posibilitaron la comisión de actos reprochables, o la ausencia de mecanismos de responsabilización ha circunscripto el control al conocimiento de unos pocos pero difícilmente para la sociedad, el control por lo tanto no es un control abstracto, se ejerce en busca de lograr la responsabilidad.

El sistema republicano se asienta sobre la responsabilización de los funcionarios públicos, entendiéndola como la necesidad de que para que el poder sea democrático no basta con que derive de fuentes legítimas, sino que su propio ejercicio sea también legítimo a partir de la posibilidad de su justificación y control, principio que se hace efectivo aprobando o rechazando la Cuenta de Inversión, teniendo en cuenta que este mecanismo involucra la eventual responsabilidad de cómo fueron asignados y distribuidos los recursos presupuestarios.

 

CONTENIDO DE LA CUENTA DE INVERSIÓN

El contenido de la Cuenta de Inversión estructurada conforme a los lineamientos fijados por la Ley Nacional Nº 24.156 se enumeran:

  1. Los estados de ejecución del presupuesto de la Administración Nacional, a la fecha del cierre del ejercicio

  2. Los estados que muestren los movimientos y situación del tesoro de la Administración Central

  3. El estado de la deuda pública interna, externa, directa e indirecta

  4. Los estados contable-financieros de la Administración Central

  5. Un informe consolidado del sector público que muestre los respectivos resultados operativos, económicos y financieros.

  6. La Cuenta de Inversión deberá contener además, comentarios sobre:

  7. El grado de cumplimiento de los objetivos y metas previstos en el presupuesto

  8. el comportamiento de los costos y los indicadores de eficiencia de la producción pública

  9. La gestión financiera del Sector Publico.

Resulta primordial el diseño y el cálculo de indicadores que constituyan elementos de verificación objetivos, que servirán no solo para la formulación de los anteproyectos futuros, sino también para el control de lo presupuestado con lo efectivamente ejecutado, por lo que no resulta posible efectuar controles que no analicen la actividad del Estado ejecutada al menor costo posible y evaluando siempre si se cubrieron necesidades o fueron insatisfechas las demandas de la sociedad, tomadas como conceptos que pueden vincularse a la evaluación de la gestión por resultados, aún reconociendo que los pronunciamientos de los Tribunales de Cuentas en este caso, sirven como asesoramiento al Poder Legislativo.

 

ANÁLISIS E INFORME DE LA CUENTA DE INVERSION

Para analizar la Cuenta de Inversión debe considerarse el marco normativo imperante, comenzando por la misma Constitución Provincial, pasando por la Ley de Contabilidad o Ley de Administración Financiera vigentes en cada Jurisdicción, las adhesiones provinciales al Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal Ley Nacional Nº 25917 y la Ley de Presupuesto.

A modo de síntesis recordaremos la tareas mas relevantes para el control de la Cuenta:

  • Controlar si se han cumplido los plazos constitucionales y legales de elevación del Presupuesto y de la Cuenta de Inversión por parte del Poder Ejecutivo al Poder Legislativo.

  • Confrontar las autorizaciones de erogaciones con recursos afectados, entre los cuales ocupan un lugar preeminente los fondos nacionales.

  • Verificar si se han utilizado partidas de Crédito Adicional para financiar las situaciones de emergencia.

  • Verificar la procedencia del cálculo de recursos requiriendo los antecedentes que se consideraron para integrarlos al presupuesto, evaluando las modificaciones presupuestarias significativas al igual que las modificaciones al financiamiento.

  • Realizar exámenes de las modificaciones a nivel de partidas principales con el objeto de conocer el destino del gasto, su distribución institucional a efectos de constatar si se ajusta a las pautas presupuestarias, destacando las siguientes:

  • Controlar teniendo en cuenta la procedencia de la ejecución de los recursos y gastos con relación a los valores presupuestarios aprobados, debiendo informar no solo acerca de la existencia de desvíos en tales ejecuciones y los cambios ocurridos en la composición de los montos ejecutados, señalando al legislador si se respetaron o no, las asignaciones de recursos y gastos en las partidas desagregadas en el Presupuesto.

  • Verificar el stock de deuda provincial con las condiciones contractuales de los préstamos y de las colocaciones de deuda, constatando la correspondencia presupuestaria y no presupuestaria del flujo de la deuda en el período ejecutado. Resulta fundamental verificar que las deudas contraídas con el Gobierno Nacional o con instituciones Bancarias y Financieras se cancelen en las condiciones previstas o llegado el caso de negociaciones con los acreedores, verificar que se encuentren incluidas en algún instrumento formal de pago.

  • Analizar el Resultado Financiero del período bajo análisis, partiendo de la confrontación de la información volcada en el esquema Ahorro-Inversión-Financiamiento y el Resultado Financiero del ejercicio analizando para este caso que se haya determinado en función de los flujos de fondos generados en el período.

  • Cotejar en el cuadro de Movimiento de Fondos y Valores del ejercicio, los saldos expuestos con las certificaciones bancarias para su verificación.

La totalidad de los antecedentes de la intervención de los Organismos de Control que se expidan sobre la legalidad de los actos administrativos que dispongan la inversión de los fondos como forma de control previo o a través del Juicio de Cuentas de las rendiciones presentadas durante el ejercicio, como así también aquellas verificaciones in-situ realizadas, deberán relacionarse entre sí para elaborar el informe de la Cuenta de Inversión. A su vez, si existen establecidas orgánicamente las O.N.G. o los Consejos Consultivos como parte del control social, deberíamos tomar sus informes como complemento de la investigación y evaluación de programas.
El dictamen que se emite cumple con el objetivo legal de ejercer el contralor jurisdiccional administrativo que definen las Constituciones Provinciales o las Leyes particulares de creación del Organismo de Control asesorando técnicamente en razón de su especialidad, el que contiene:

  • Aclaraciones previas al Dictamen, a través de las cuales se pretende lograr una mejor interpretación de la información contenida en los estados analizados.

  • Emisión del dictamen con las conclusiones, a partir de las opiniones expuestas en cada uno de los informes profesionales, pormenorizando aquellas salvedades referidas a aspectos contables-presupuestarios detectadas.

  • Recomendaciones referidas a las salvedades detectadas que merecerían su regularización o justificación por parte de la Jurisdicción.

Respecto del último punto enunciado, se resalta la función preventiva que conlleva, lo que puede evitar que se repitan u ocurran irregularidades, para lo cual resulta altamente recomendable la utilización de tableros de control, cuadros de mando y de matrices que exterioricen la fortaleza, debilidades, oportunidades y amenazas de las organizaciones de la Administración, activando los mecanismos de prevención conferidos a los Tribunales de Cuentas.

La íntima vinculación del Presupuesto con la Cuenta de Inversión surge a partir de que esta última es un instrumento determinativo del empleo de medios financieros y patrimoniales para el ejercicio de funciones que se enuncian en forma de programas, susceptibles de traducirse en cuentas consolidadas en un balance. En la actividad financiera del Estado debe diferenciarse la función inicial previa que se cumple con el Proyecto de Presupuesto, con la función final conclusiva cuando se aprueba o desecha la Cuenta, advirtiendo claramente las dos fases en esta etapa final que son la rendición de cuentas y el descargo del gobierno luego del examen de la misma.

La importancia del análisis profundo de la Cuenta de Inversión crece por las crecientes facultades conferidas al Ejecutivo en materia de reasignación de las partidas presupuestarias, que pueden llegar a distorsionar severamente el plan originario de la Administración que fue plasmado en el Presupuesto aprobado, constituyendo estas facultades un creciente debilitamiento de una de las funciones básicas del Poder Legislativo por lo que el ejercicio responsable de esta facultad solo puede evaluarse en el mandato presupuestario con posterioridad, cuando se proceda al análisis de la Cuenta de Inversión.

En realidad de lo que se trata no es solo contar con una autorización para gastar, lo que configura un plan de gobierno, sino esencialmente evaluar su grado de realización. Lo que está en juego en la rendición de cuentas es el derecho fundamental de saber cuándo, cuánto y como se recaudó, gastó e invirtió. Si esto es así el análisis de la Cuenta de Inversión no es solo una tarea de especialistas, en tanto hace al interés del conjunto de la sociedad.

 

FORMACIÓN DE UNA CONCIENCIA SOCIAL SOLIDARIA

BREVES CONSIDERACIONES

Existe un nuevo desafío para los Organismos de Control, el de formar una conciencia social solidaria, tratando de comprometer al ciudadano con la cosa pública. Esa cuestión central pasa entre otras cuestiones, por involucrarnos con la comunidad no solo generando dictámenes técnico-legales que puedan resultar inobjetables, sino también compenetrándonos con la realidad social, orientando, sugiriendo, recomendando u observando en pos de las necesidades de la sociedad.

Los medios directos de control social sobre la Administración Pública, tales como el poder de veto a través de la revocatoria de mandato y remoción de autoridades, los recursos administrativos, las acciones ciudadanas en defensa de intereses públicos, expresadas en recursos judiciales y audiencias públicas y la exposición pública de los proyectos de decisión justo es reconocerlo, solo llegan o pueden ser comprendidos por unos pocos.

La generación del andamiaje legal que permita acercar al ciudadano, conseguirá satisfacer los requerimientos actuales de la sociedad civil por lo que las Entidades de Control deberían elaborar el marco normativo para promover la participación ciudadana de manera que les permita, tal como fue tratado en la XIV Asamblea General de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores:

  1. tramitar las denuncias o tenerlas como antecedentes para sus labores de control

  2. velar porque los organismos de la Administración brinden adecuada información a los ciudadanos y estos tengan fácil acceso a las fuentes de información y documentación

  3. dar a publicidad en tiempo oportuno los resultados de su labor de control

  4. participar en el proceso de sensibilización de la ciudadanía mediante aportes a su educación y capacitación.

Este Congreso recomendó continuar y profundizar los esfuerzos iniciados en cuanto a la incorporación de la participación ciudadana considerando la normativa constitucional y la propia realidad política, ampliando sus mecanismos de comunicación con la ciudadanía mediante campañas por vía impresa, radial, foros, talleres, memorias o informes institucionales anuales, seminarios, creando así mayores facilidades de acceso para los ciudadanos a los conocimientos e información pertinente, concluyendo por último que en toda sociedad democrática la participación ciudadana representa un factor prioritario en el control del Estado; no obstante la mayor garantía para el ciudadano no es otra que la existencia de una Entidad Fiscalizadora independiente.

A los efectos de formar una conciencia social que perciba la importancia del control podemos citar entre otros ,además de las tareas a desarrollar desde las entidades de fiscalización como antes se enumerara, a los siguientes instrumentos y herramientas:

  • Sanción de una ley de derecho del ciudadano a la información pública.

  • Institucionalización de un fuero penal fiscal para el juzgamiento de los funcionarios y agentes públicos.

  • Promover en la currícula de formación cívica para las instituciones educativas la incorporación de principios y valores éticos de honestidad y excelencia en todos los órdenes de la vida para que la juventud tome conciencia de su significado no solo como paradigma moral sino como factor de desarrollo de un país.

  • Legislar para que el secreto bancario y financiero no se aplique al control gubernamental.

  • Eliminar cláusulas constitucionales que otorguen fueros especiales a los funcionarios públicos durante el ejercicio de sus funciones como forma de eludir la justicia.

  • Sanción de una ley de rendición de cuentas públicas respecto del origen y destino de los fondos de los partidos políticos.

  • Reforma del régimen de ingresos promociones y remuneraciones de los agentes y funcionarios públicos tendientes a promover y remunerar solo a los que objetivamente acrediten conocimientos en relación a la tarea que desarrollarán.

CONCLUSIONES

La eficiencia de la participación ciudadana está condicionada directamente por la información con que cuenta y esa es parte esencial de nuestra tarea esto es, dar información a los representantes del pueblo y a la sociedad civil, tomar las inquietudes de sus integrantes y retroalimentar nuestra gestión de control.
Debemos tener presente la realidad de nuestro tiempo respecto al deterioro de los valores éticos que afecta a la Administración que se manifiesta en situaciones de corrupción que acarrea una pérdida creciente de confianza de la comunidad en sus órganos soberanos, por lo que les resulta imperativo a los Organismos de Control asumir un intenso papel en la tarea de hacer conciencia acerca de la importancia del deber de transparencia de la gestión de gobierno y en las dañinas consecuencias de su vulneración, adaptando sus políticas a la necesidad preeminente de detener y evitar prácticas corruptas.

La labor de fiscalización debe centrarse en el empleo racional de los recursos especialmente de los que se entregan para la realización de programas sociales, porque lo que interesa es que los recursos que se proporcionan para satisfacer necesidades sociales sean efectiva y eficientemente empleados en esos objetivos y no en otros, no en gastos inútiles, administrativos, de asesoría o de otros aspectos absolutamente irrelevantes.

Aún cuando de naturaleza esencialmente jurídica y contable, la labor de control debe orientarse al empleo racional de los medios y al rendimiento en los resultados, no bastando que las operaciones de hayan ajustado a las disposiciones legales y reglamentarias, si se comprueba que los recursos fueron utilizados excesivamente, generando un resultado escaso y de alto costo o si el fin mismo por el que llevaba adelante esa gestión programática no se cumplió en su integridad.

Este enfoque del control considera indispensable aplicar criterio objetivos, acompañados de sólidos fundamentos técnicos, que excluyan toda posibilidad de emitir juicios de valor, marginando así a la acción fiscalizadora de cualquier participación o ingerencia en la gestión administrativa.

Solo el control del endeudamiento, de los estados de tesorería y de las registraciones contables no satisfacen las exigencias respecto de la emisión de juicio por parte de los Organismos de Control, ya que su función conclusiva requiere también determinar la inexistencia de desvíos respecto del plan original y su justificación. Así es que cuando se sustituyen partidas o programas por otros, debe tenerse en cuenta cual es la escala de prioridades y si ésta se ajusta al programa de gobierno.

Como principio general debemos recordar que no es suficiente que la Administración esté adecuada a la letra de la Ley, debe subordinarse al orden jurídico como un universo que la contiene y gobierna. Actuar dentro del orden jurídico para satisfacer el interés público, no es lo mismo que aplicar automáticamente y a cualquier precio el contenido de la norma por cuanto debe tenerse presente el ordenamiento entero en el cual se inserta y adquiere su verdadero sentido, eso es el control de juridicidad.

Siempre se menciona que para vencer la pobreza, crear empleo, mejorar la infraestructura, alcanzar una mejor calidad educativa, extender la cobertura sanitaria y obtener un mayor grado de seguridad para todos, requerimos optimizar el funcionamiento de cada una de las áreas de gobierno. Para que ello ocurra, en idéntica sintonía deben alinearse los organismos encargados del control y ello en la idea de que los fondos públicos en manos de los Administradores deben lograr el máximo rédito social.

Resulta imprescindible comunicar a la sociedad los resultados de las tareas que se desarrollan desde nuestras instituciones , pero previo a eso debemos tomar la “actitud individual” de que estamos efectuando controles sobre cuestiones que tienen una indudable repercusión social sobre todo teniendo en cuenta aquellas falencias apuntadas , pero primero esa actitud debe hacerse carne en cada uno de los integrantes de los organismos de control , lo que generará tarde o temprano aquella “actitud institucional” que buscamos quienes los constituimos.

 

BIBLIOGRAFIA

  • Trabajos y Conclusiones del XVIII Congreso Nacional de Tribunales de Cuentas, Organos y Organismos Públicos de Control Externo de la República Argentina.

  • La Cuenta de Inversión - Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas de la República Argentina-Agencia Española de Cooperación Internacional.

  • Responsabilización por el Control Social - Nuria Cunill Grau.

  • Recomendaciones de la XIV asamblea General de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores.

  • Estado Eficaz-Lic. José María Las Heras.

  • Estado Eficiente-Lic. José María Las Heras.