Martes, 23 Jul 2019
Ud esta aquí: Home Años Anteriores Noticias 2012 Preocupación nacional por la falta de control público en Tierra del Fuego
Preocupación nacional por la falta de control público en Tierra del Fuego PDF Imprimir E-mail


El secretariado permanente de Tribunales de Cuentas y organismos públicos de control externo elabora un documento sobre la situación fueguina. Nuclea a todos los entes de control del país y su presidente, Rubén Quijano, se mostró preocupado por la institución fueguina, luego de la destitución por juicio político del vocal Claudio Ricciuti. Aseguró que no hay antecedentes en el país ni en los limítrofes, y que es un “atropello a la democracia”. Subrayó que “no hay sistema republicano sin un organismo de control externo eficiente”. Hasta ahora no logró ser recibido por la gobernadora. 
 

 
Río Grande.- En diálogo con FM Universidad, el contador Rubén Quijano, presidente de secretariado permanente de tribunales de cuentas y organismos públicos de control externo, expresó la preocupación de la entidad nacional por la situación fueguina.

Desde la destitución de Claudio Ricciuti no hay novedades sobre el reemplazo del vocal faltante y se nota una inacción del control público externo, lo cual dará origen a un documento que harían público la semana próxima.

“Estamos elaborando un documento que se dará a conocer seguramente la próxima semana, porque tenemos una reunión en Buenos Aires para tratar este tema. Es preocupante la situación del organismo de control público externo de la provincia, porque estamos con la ausencia de un miembro, en razón de que Claudio Ricciuti fue removido por juicio político”, dijo a la emisora.

Dado que para algunos sectores el tribunal se ha convertido en una escribanía funcional al gobierno, Quijano fue consultado sobre este tema pero no pudo afirmarlo. “Yo no pertenezco a la provincia y lo que tratamos es de defender y apuntalar a la institución Tribunal de Cuentas, para que pueda cumplir con su función tal como lo manda la Constitución y la ley orgánica de ese organismo de control. Lógicamente ocurre una cosa que es totalmente asombrosa, que no tiene antecedente ni a nivel nacional ni a nivel de MERCOSUR, porque no existe un antecedente donde haya sido destituido un miembro del Tribunal de Cuentas por las causas que fue destituido Ricciuti”, afirmó.

Caber recordar que mediante un proceso de juicio político se lo separó del cargo y fue inhabilitado para ejercer cargos públicos, por haber cobrado adicionales por título y antigüedad, al igual que los dos vocales restantes que siguen en funciones. “Eso ya lo hicimos público en muchas conferencias que hemos efectuado, con periodistas no solamente de Tierra del Fuego. Hemos manifestado este atropello que sufrió la institución, que no solamente perjudica a un miembro sino a la institución Tribunal de Cuentas”, subrayó.

El proceso a Ricciuti fue tras su oposición al convenio chino que, después de todo el tiempo transcurrido, sigue sumando incumplimientos al contrato que el vocal destituido cuestionaba.

Quijano observó que “más allá de ese tema puntual y lo que ocurrió hasta ahora, nosotros lo vemos desde el punto de vista institucional del organismo de control. No solamente son tres miembros sino que hay un grupo de gente trabajando en el Tribunal, que es su fuente de trabajo, y lógicamente tienen que defender con uñas y dientes la institución para seguir manejándose como lo establece la Constitución y la ley orgánica del Tribunal de Cuentas”, reiteró.

“Lo ocurrido con Ricciuti ya lo hemos manifestado en foros nacionales e internacionales, es un atropello total a la institución y a la democracia. Eso es lo grave: que pueda repetirse en otras provincias y por eso ponemos mucho énfasis en la defensa del gobierno republicano que tenemos. Para eso hay que respetar las instituciones de control”, instó el contador.

Consultado sobre jurys en otras provincias, indicó que también los hubo pero “una cosa es que destituyan por una causa justa y otra por una causa totalmente injusta como ocurrió en Tierra del Fuego. Si todos los vocales cobraban lo mismo y uno solo es destituido, esto es llamativo, del punto de vista que se lo mire. No solamente lo cobraban los vocales del Tribunal de Cuentas sino que tengo entendido que cobraban estos adicionales funcionarios de otros poderes del Estado”, apuntó.

“Es asombroso y nunca visto una cosa así. Por eso yo confío en la justicia y que va a poner las cosas en su lugar. Y por eso nos presentamos en calidad de amigos del juez donde exponemos los fundamentos y nos ponemos a disposición del Poder Judicial para informar todo lo relativo a este proceso vivido en Tierra del Fuego, además de acercar antecedentes a nivel nacional con respecto a adicionales por título y antigüedad”, repasó sobre la presentación realizada luego de la destitución.

Ríos inaccesible

Quijano además dio cuenta de la intención de reunirse con la gobernadora, pero no logró ser recibido: “Antes que el agua llegue al río en varias oportunidades quise hablar con la señora gobernadora y me fue imposible. Pedimos una audiencia y tampoco la pudimos lograr. Nosotros bregamos por la institución Tribunal de Cuentas, para que la provincia salga adelante. Así como sin justicia no hay sistema republicano, tampoco lo hay sin un organismo de control externo eficiente”, expuso, descartando intereses políticos o partidarios en este tema.

“Yo tengo casi 40 años en la administración pública provincial, de los cuales llevo más de 32 en los organismos de control, y 10 años en este secretariado permanente. Recorremos las diferentes regiones, los países limítrofes porque tenemos una asociación de control público del MERCOSUR, y realmente una cosa como ocurrió en Tierra del Fuego no la he visto nunca en ningún lugar. Se pueden armar juicios políticos –concedió-, pero en forma tan grosera como ocurrió en este caso, no lo he visto nunca. No hay antecedentes, por lo menos que yo conozca”, volvió a enfatizar.

Respecto de los motivos por los que no se cubre todavía la vacante, no lo pudo explicar. “Pueden estar esperando que se expida la justicia y después tienen la apelación a la Corte Suprema de la Nación. Pero sería lastimoso llegar a esa instancia, porque es muy difícil justificar jurídicamente un atropello de esta naturaleza”, concluyó.