Miércoles, 27 Ene 2021
Ud esta aquí: Home
El Control Público Externo - Cr. José María Pighin PDF Imprimir E-mail

 


"CONTROL PUBLICO EXTERNO"

"HACIA UN MODELO MAS EFICAZ"


 

 

 

ÁREA VI: SECTOR PUBLICO

TEMA: EL CONTROL DEL ESTADO

AUTOR: Cr. José María Pighin

Necochea 344 – Resistencia – Chaco – C.P. 3.500

República Argentina

Te: 0722-31156.

Trabajo presentado en el

XII CONGRESO NACIONAL DE PROFESIONALES EN CIENCIAS ECONÓMICAS

Córdoba, 23 al 26 de setiembre de 1998.

ÍNDICE:

RESUMEN

I - INTRODUCCIÓN - OBJETIVO

II - EVALUACIÓN DE LA SITUACIÓN ACTUAL .

1. Modelos predominantes:

1.1. Tribunal de Cuentas

1.1.1. El rol "histórico"

1.1.2. Puntos fuertes y débiles

1.2. Auditoría General

1.2.1. El rol "moderno"

1.2.2. Puntos fuertes y débiles

2. Conclusiones

III - HACIA UN MODELO MÁS EFICAZ

1. Política de control

1.1. Condición básica

1.1.1. Independencia jerárquica, funcional y financiera

1.2. Objetivos y metas

1.2.1. Objetivo primario

1.2.2. Metas

1.3. Sistema de control .

1.3.1. Subsistemas de control .

1.3.1.1. Control periódico .

1.3.1.2. Control rutinario .

1.3.1.3. Control sorpresivo .

1.3.1.4. Control especial .

1.3.2. Diagrama de funcionamiento .

1.4. Inserción de las Normas de Auditoría

2. Aspectos jurisdiccionales

3. Requerimientos adicionales .

3.1. Recursos humanos, materiales y financieros, adecuados .

3.2. Plan de capacitación permanente .

3.3. Control interno eficiente .

3.4. Sistema de información pública .

4. Funcionamiento integral e integrado .

4.1. Breve reseña .

4.2. Diagrama de funcionamiento .

IV - CONCLUSIONES

Fuentes consultadas .

ANEXO I - Sistema de Control: Diagrama de funcionamiento .

ANEXO II - Gestión y Control: Diagrama de funcionamiento .

Integral e integrado

 

RESUMEN:

La situación administrativa imperante, en sus diferentes aspectos, en el sector público nacional, provincial y municipal, en particular con respecto al nivel de transparencia y resguardo de la integridad del patrimonio estatal, no satisface las expectativas y los requerimientos de la población.

Relacionando lo expuesto con el objetivo primario del control -ejercer una influencia manifiesta para que las actividades de una entidad se desarrollen dentro de determinados parámetros de legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia- permite concluir que, pese a los límites naturales de no formar parte de la gestión de la Administración, los modelos de control externo aplicados no son eficaces, al menos en la magnitud de las expectativas sociales.

Los puntos débiles más significativos de los dos modelos predominantes a nivel nacional -Auditoría General- y provincial -Tribunales de Cuentas- avalan en principio tal aseveración.

Ello fundamenta seguir en la búsqueda de alternativas que propicien respuestas más efectivas a la situación relevada.

En tal cometido, ha surgido razonable la idea de integrar sistémicamente los puntos fuertes de ambos modelos, definiendo la política de control, los objetivos y metas institucionales y la estrategia operativa, a la luz de las necesidades actuales y potenciales, y previendo su inserción en el sistema republicano y democrático de gobierno.

Se ha proyectado entonces un paradigma cuya ejecución adecuadamente administrada pueda permitir a los Órganos de Control Externo cumplir un rol protagónico, con resultados compatibles con todas las expectativas comunitarias.

La posibilidad de ingresar a instancias superadoras cimentadas en todos aquellos aspectos que al contrastarlos con la realidad han dado respuestas positivas, equivale a elevarse por sobre encasillamientos legales y preconceptos que limitan la "búsqueda permanente de la verdad".

Convencido de ello, el presente trabajo sólo tiene las limitaciones propias del autor.

 

I – INTRODUCCION - OBJETIVO

Un dato de la realidad imperante en el País, es el encolumnamiento institucional detrás de dos modelos de Control Público Externo que, como consecuencia de la polémica desencadenada, aparecen como antagónicos o contrapuestos: por un lado quienes defienden a los Tribunales de Cuentas y por otro quienes apoyan a la Auditoría General de la Nación.

Mientras tanto, otro dato de la realidad es el desprestigio del sector público nacional, provincial y municipal, asociado a una evidente decadencia de la cultura organizacional y de valores morales que conllevan a irregularidades cuya ocurrencia no se previene y evita y, una vez acaecidas, no se detectan y/o juzgan adecuadamente.

Llegó el momento de preguntarse si la situación imperante no es en parte el resultado del rol "histórico" de los Tribunales de Cuentas y en parte del rol "moderno" de la Auditoría General, en sus respectivas jurisdicciones.

En otras palabras:

  1. En el marco de los límites naturales del control externo -que no participa de la gestión de los entes controlados- pero teniendo en cuenta que controlar implica -en especial- ejercitar una influencia manifiesta sobre las actividades de un organismo, de modo tal que se eviten o corrijan situaciones anómalas o no deseadas, debe analizarse críticamente por qué los resultados del control en tal sentido y las acciones encaradas no son suficientes para evitar, limitar, prevenir y corregir en grado razonable dichas situaciones; y
  2. Cuando se detectan irregularidades, por qué muchas veces no se resarce adecuadamente el patrimonio público y se acciona oportunamente sobre las conductas reprochables, intentando así torcer la pendiente cultural mencionada anteriormente.

Por lo tanto, puede ser enriquecedor plantear la alternativa de un modelo de Control Público Externo más eficaz que, como tal, haga abstracción de las normas constitucionales y legales vigentes en cada jurisdicción, para que sirva como guía a la hora de -precisamente- propiciar cambios normativos que brinden marcos de actuación acordes con los objetivos y metas que se definan.

A través del presente trabajo, se pretende hacer un aporte en tal sentido.

 

II - EVALUACIÓN DE LA SITUACIÓN ACTUAL:

1. MODELOS PREDOMINANTES:

Teniendo presente el objetivo del presente trabajo, se tomarán como referencia los modelos vigentes a nivel nacional y a nivel de la mayoría de las provincias argentinas.

1.1. Tribunal de Cuentas:

1.1.1. El rol "histórico":

Los Tribunales de Cuentas se han caracterizado por aplicar sistemas de control asociados casi exclusivamente a la rendición de cuentas de los fondos ingresados y egresados en el año fiscal. Dichos sistemas, a su vez, orientados a aspectos formales, legales, contables, numéricos y documentales.

Entiéndase bien, no solamente se ha efectuado el control de la rendición de cuentas, pero sí elevándolo como objetivo principal casi excluyente, quizás influenciados en demasía por la meta de "aprobar o desaprobar las Cuentas".

A través del tiempo se pasó del control "en el Tribunal" hasta el control "in-situ", con etapas intermedias de modalidades "mixtas". Pero siempre enfocado el control hacia los aspectos y la meta mencionados.

1.1.2. Puntos fuertes y débiles:

a) Puntos fuertes:

-Independencia institucional: que implica independencia jerárquica y funcional de los Poderes del Estado, como principio rector para que el control externo se ejerza con independencia de criterio (condición básica).

-Normas de auditoría implantadas: regladas en el marco de la Resolución Técnica Nº7 (FACPCE).

-Potestades "imperativas": determinadas por la facultad -y obligación- de "tomar las medidas necesarias para prevenir y corregir cualquier irregularidad".

-Facultades jurisdiccionales: no dispersar la jurisdicción del control, sino concentrarla en un sólo Órgano que asume la potestad estatal de atribuir responsabilidad, ordenada al resarcimiento patrimonial -efectivo y al menor costo posible- de la Hacienda Pública, responde a los criterios modernos de economía, eficiencia y eficacia. Ello, sin perjuicio de la instancia ante la Justicia, posterior a sus fallos.

b) Puntos débiles:

-Objetivos del control: acotado al rol "histórico", que equivale a actuar sobre las consecuencias de la gestión financiera cuando las necesidades de un Estado moderno, eficiente y eficaz, aún las generadas por la descentralización y la desestatización, demandan actuar sobre las causas de la gestión integral.

-Oportunidad del control: examinar la rendición de cuentas de uno a tres años anteriores -a veces más- equivale a diluir la finalidad del control. Además, la inoportunidad manifiesta ocasiona restricciones insalvables en la aplicación razonable de las normas de auditoría.

1.2. Auditoría General:

1.2.1. El rol "moderno":

El artículo 85 de la Constitución Nacional reformada (agosto de l.994), dispuso que "el control externo del sector público nacional en sus aspectos patrimoniales, económicos, financieros y operativos, será atribución propia del Poder Legislativo"; y creó la Auditoria General de la Nación como organismo de asistencia técnica del Congreso, con funciones de "control de legalidad, gestión y auditoría de toda la actividad de la administración pública...y las demás funciones que la ley le otorgue..." e intervención necesaria en el "...trámite de aprobación o rechazo de las cuentas de percepción e inversión de los fondos públicos".

La ley Nº 24l56 (octubre de l.992), anticipándose a dicha reforma, ya había eliminado el Tribunal de Cuentas y creado la Auditoría General, asignándole a través del artículo 118 funciones que, en su esencia, son las mencionadas precedentemente.

1.2.2. Puntos fuertes y débiles:

a) Puntos fuertes:

-Objetivos del control: abarcativos de los diferentes aspectos: presupuestarios, económicos, financieros, patrimoniales, legales y de gestión.

-Normas de auditoría implantadas: compatibles, en general, con la Resolución Técnica Nº 7 (FACPCE)

b) Puntos débiles:

-Dependencia institucional: en realidad, el control externo está a cargo del Parlamento y la Auditoría General es un órgano auxiliar técnico. La Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas, juntamente con las Comisiones de Presupuesto y Hacienda de ambas Cámaras, debe aprobar el programa de acción anual de control externo a desarrollar por la Auditoría General, que debe comprender al propio Congreso de la Nación. Evidentemente, lo expuesto colisiona con lo prescripto en la Resolución Técnica Nº 7 (FACPCE) e implica falta de independencia de criterio.

-Control "acotado": el artículo 117, segundo párrafo, de la Ley Nº 24.156, regla que "el control de gestión de los funcionarios referidos en el artículo 45 (actual artículo 53) de la Constitución Nacional será siempre global y ejercido, exclusivamente, por las Cámaras del Congreso de la Nación". Obvian mayores comentarios.

-Generación de informes "no vinculantes": carece de potestades "imperativas" para instar a prevenir y corregir irregularidades. De esta manera, sin soslayar la misión del órgano de control interno -SIGEN- y más allá de presuponer que quienes conforman los "grupos activantes" -jefaturas con poder de decisión- dentro de cada ente ordenarán la corrección de los desvíos que se detecten, de hecho se diluye la posibilidad de que la retroalimentación de los sistemas controlados a través del Órgano de Control Externo cierre efectivamente el ciclo de la finalidad primaria del control.

- Sin facultades jurisdiccionales: dispersar el control de la jurisdicción, resiente la posibilidad de resguardar la integridad del patrimonio público, puesto que por razones materiales y de costos, sólo los hechos irregulares significativos se tramitarían a través del Poder Judicial, donde además debe iniciarse todo un proceso arrancando con el estudio de los antecedentes de la causa, a veces engorrosos y difíciles de aprehender por quienes no tuvieron la vivencia del trabajo de campo que las originaron. (Mayor burocracia y demora, con los consiguientes requerimientos adicionales de recursos humanos y materiales, en línea con las demanandas que se entablen).

2. CONCLUSIONES:

La significatividad de los puntos débiles identificados, abonan en parte la situación imperante en los entes controlados caracterizados -en general- por bajos niveles de economía, eficiencia y eficacia, degradación de valores éticos y morales y permanentes trascendidos y cuestionamientos ciudadanos sobre hechos irregulares que afectan la integridad del patrimonio público.

Evidentemente, el rol "histórico" de los Tribunales de Cuentas ha colapsado por insuficiente e inoportuno, puesto que las causas de los problemas están en la administración, no en la rendición de cuentas donde sólo están las consecuencias de hechos acaecidos en el pasado y vinculados especialmente con el movimiento financiero.

Por otra parte, el rol "moderno" de la Auditoría General también ha demostrado ser insuficiente para dar respuesta integral a la realidad imperante en la administración y a las demandas sociales de mayor transparencia y mejor control/juzgamiento de hechos irregulares.

No tener potestades imperativas para instar a corregir deficiencias y prevenir irregularidades, resta efectividad para mejorar la Administración y favorece el accionar de conductas dolosas.

Además, carecer de facultades jurisdiccionales dificulta preservar la integridad patrimonial de la Hacienda Pública.

Quizás, la conjunción de los puntos fuertes de ambos modelos, integrados sistémicamente, puede ser una altenativa más eficaz.

A continuación, se perfilará un paradigma apoyado en tal hipótesis.

III - HACIA UN MODELO MAS EFICAZ:

1. POLÍTICA DE CONTROL:

El Organo de Control Externo debe asumir en plenitud su condición de tal, como parte integrante del Estado, e insertarse en el sistema republicano y democrático a través de un rol activo, protagónico, utilizando sus potestades y los mecanismos que brinda dicho sistema; en vistas a:

a) Ejercer una influencia manifiesta para que la gestión se desarrolle con legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia; y

b) Resguardar la integridad del patrimonio público.

1.1. Condición básica:

1.1.1. Independencia jerárquica, funcional y financiera: requisito excluyente para ejercer el control externo con independencia de criterio, como resguardo objetivo del interés ciudadano, exento de toda presión, subjetividad o intencionalidad.

1.2. Objetivos y metas:

1.2.1. Objetivo primario: retroalimentar los sistemas controlados -instando a mejorar la economía, eficiencia y eficacia, sin perjuicio de tomar las medidas necesarias para prevenir y corregir irregularidades- a través del control posterior oportuno, de:

a) Las administraciones, las operativas, los patrimonios y las gestiones, en sus diferentes aspectos;

b) La Cuenta General del Ejercicio; y

c) Las Cuentas de percepción e inversión de los caudales públicos.

1.2.2. Metas:

1.2.2.1. Dictaminar sobre la razonabilidad de lo informado respecto de la administración del patrimonio público y evaluar la eficacia, eficiencia y economía de la gestión.

1.2.2.2. Informar al Poder Legislativo sobre la Cuenta General del Ejercicio.

1.2.2.3. Aprobar o desaprobar las rendiciones de cuentas de percepción e inversión de los caudales públicos y ordenar, en su caso, el rezarcimiento patrimonial mediante la asignación de responsabilidades contable y administrativa. Ello, sin perjuicio de la instancia posterior ante la Justicia.

1.3. Sistema de control:

Teniendo presente la política de control, el objetivo primario y las metas institucionales, el sistema de control debe estar conformado por un conjunto de "subsistemas" o tipos de control interrelacionados, que actúen con objetivos particulares -orientados a satisfacer el objetivo primario- pero a la vez en un órden dirigido a la consecución de las metas, mediante el aporte de elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes.

1.3.1. Subsistemas de control:

Conjunto de actividades realizadas -aplicando técnicas de auditoría- con objetivos particulares, pero que a la vez aportan a la consecución de las metas.

Se identifican los siguientes subsistemas de control:

1.3.1.1. Control periódico: actividad de ejecución periódica, mediante el relevamiento y evaluación de las actividades formales de control, conformadas por el plan de organización y todos los métodos y medidas coordinadas que se adopten en una entidad para desarrollar sus actividades, asegurar el cumplimiento de la normativa aplicable, salvaguardar su patrimonio, verificar la integridad, confiabilidad y exactitud de su sistema de información, promover la economía operacional y la eficiencia administrativa, prevenir y detectar irregularidades y fomentar la adhesión y cumplimiento de las políticas prescriptas por las autoridades superiores. Objetivos básicos:

a) Objetivos particulares: 1) asesorar, en vistas a mayor legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia; y 2) instar a corregir falencias y prevenir irregularidades de cualquier tipo, adoptando en su caso las medidas necesarias.

b) Objetivo general: servir de base para evaluar la eficiencia y para aplicar el resto de los subsistemas de control; en especial, determinar la naturaleza, alcance y oportunidad de los procedimientos de auditoría, en la búsqueda de elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes, dirigidos a la consecución de las metas.

1.3.1.2. Control rutinario: actividad de ejecución rutinaria, mediante la aplicación de procedimientos de auditoría, normalmente en forma selectiva en función de los resultados del "Control periódico", sobre la operativa, el patrimonio, la gestión y la rendición de cuentas. Objetivos básicos:

a) Objetivos particulares: 1) asesorar, en vistas a mayor legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia; y 2) instar a corregir falencias y prevenir iregularidades de cualquier tipo, adoptando en su caso las medidas necesarias.

b) Objetivo general: aportar elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes, dirigidos a la consecución de las metas.

1.3.1.3. Control sorpresivo: basado en especial en los resultados del "Control periódico", de ejecución sorpresiva, mediante la aplicación de procedimientos de auditoría de la naturaleza y con el alcance que se considere necesario, debido a alguna de las siguientes causas: a) puntos débiles o falencias significativas detectadas en determinadas actividades de control interno; b) rubros o áreas consideradas de riesgo, con probabilidad de ocurrencia de irregularidades; y c) por cualquier otro motivo.

Objetivos básicos:

  1. Objetivos particulares: 1) constatar en tiempo oportuno si como consecuencia de la causa que dio orígen al control se producen irregularidades, adoptando en su caso las medidas necesarias; y 2) instar a corregir falencias y asesorar en vistas a mayor legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia;
  2. Objetivo general: aportar elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes, dirigidos a la consecución de las metas.

1.3.1.4. Control especial: investigación realizada en rubros, áreas o casos puntuales, ante denuncias, trascendidos, etc. Tarea a ejecutar en forma inmediata a la ocurrencia de la novedad, mediante la aplicación de procedimientos de auditoría de la naturaleza y con el alcance que se considere necesario. Objetivos básicos:

  1. Objetivos particulares: 1) constatar en tiempo oportuno la efectiva ocurrencia de irregularidades, adoptando en su caso las medidas necesarias; y 2) instar a corregir falencias y asesorar, en vistas a mayor legalidad, transparencia, economía, eficiencia y eficacia.

b) Objetivo general: aportar elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes, dirigidos a la consecución de las metas.

1.3.2. Diagrama de funcionamiento:

La sinopsis que se expone en el Anexo I, permite visualizar el funcionamiento integral del sistema de control, bajo el enfoque estratégico definido precedentemente.

1.4. Inserción de las Normas de Auditoría: la herramienta más idónea para ejecutar la estrategia operativa descripta, surge de la Resolución Técnica Nº 7 (FACPCE), con las adaptaciones necesarias.

2. ASPECTOS JURISDICCIONALES:

Existen al respecto depuradas normas legales y reglamentarias a nivel de Tribunales de Cuentas, relativas a este tipo de potestades, tanto a la manera de "ejercer una influencia manifiesta sobre los sistemas controlados" (requerimientos, emplazamientos, multas, denuncias, etc.) como a los procedimientos para tramitar y resolver en los juicios de cuentas y juicios administrativos de responsabilidad.

3. REQUERIMIENTOS ADICIONALES:

3.1. Recursos humanos, materiales y financieros, adecuados: factor determinante para que el modelo sea practicable, sin restricciones significativas.

3.2. Plan de capacitación permanente: que defina las reglas básicas al respecto. En particular, establezca la cantidad mínima de horas de asistencia obligatoria del personal, con evaluaciones teórico-prácticas, en función de los programas de cursos, talleres, jornadas, etc., que periódicamente se aprueben.

3.3. Control interno eficiente: del propio Órgano de Control Externo, como condición necesaria para alcanzar los objetivos y metas con razonable nivel de eficacia.

3.4. Sistema de información pública: que predetermine circuitos, oportunidades, formas y medios -además del Boletín Oficial- para hacer conocer a la ciudadanía los resultados de la actuación del Organismo, en sus diferentes aspectos.

4. FUNCIONAMIENTO INTEGRAL E INTEGRADO:

4.1. Breve reseña:

El modelo concebido, puede dar respuestas a todas las necesidades actuales y potenciales.

Su aplicación implica, que en el marco de la planificación básica de control de cada ente, quien lidere el trabajo de campo sea el responsable de la elección cuidadosa de los tipos de control a ejecutar -en función de la realidad imperante en los entes controlados- y de los procedimientos de auditoría a aplicar, precisando su alcance y oportunidad, al efectuar la programación.

La ejecución flexible de los subsistemas de control en consonancia con las circunstancias particulares y los hechos o novedades que en cada ente pudieran producirse, potencia la eficacia del sistema.

Los elementos de juicio que puntualmente se releven -sin perjuicio de responder a los objetivos particulares de cada caso- aportan al objetivo general de alcanzar las metas fijadas. Vale decir que los distintos elementos se interrelacionan, integran y complementan en vistas del horizonte operativo definido en el punto 1.2.2 precedente.

Por lo tanto, el modelo orienta y fundamenta toda la actividad de control y jurisdiccional, a la luz de los objetivos y metas institucionales, de manera integral -abarcativo de todos los aspectos- e integrada -entre los distintos subsistemas de control y entre éstos y la faz jurisdiccional-

En forma paralela, a través del sistema de información pública del Organismo se deben hacer conocer a la comunidad los resultados.

4.2. Diagrama de funcionamiento:

En el Anexo II se esquematiza gráficamente el funcionamiento proyectado, diseñado en el marco del rol precisado, que puede fundamentarse conceptualmente de la siguiente manera: gestión integral--->responsabilidad integral--->control integral

--->retroalimentación integral--->información integral.

La gestión integral y la información pública de sus resultados, le concierne a los responsables de los entes controlados.

El control integral y la información pública de sus resultados, le concierne a los responsables del Órgano de Control Externo.

Así concebido, en el diagrama mencionado pueden visualizarse los flujos permanentes y en distintas direcciones relativos a: gestión/información y control/retroalimentación/jurisdicción/información, hacia adentro y hacia afuera del Sector Público.

IV - CONCLUSIONES:

La Administración Pública degradada, los requerimientos fácticos y las expectativas sociales (menor burocracia, mayor eficiencia, mejores servicios, mejor atención, menores costos, combatir la corrupción, custodiar la integridad patrimonial, transparencia en la gestión de gobierno, conocer los resultados del control, etc.), sin soslayar la responsabilidad primaria de quienes ejecutan las gestión y de los Órganos de Control Interno, ponen en tela de juicio la eficacia de los modelos de Control Público Externo que en nuestro País a nivel institucional pujan por predominar.

Por lo tanto, es necesario proyectar un modelo que dé respuestas más eficaces a partir de la premisa de ser parte integrante del Estado, que implica estar en presencia de una Entidad "única en su género".

Atento a lo expresado, no deben escatimarse esfuerzos para reforzar o ampliar sus competencias.

En tal sentido, concebir un paradigma compatible con todos los puntos fuertes identificados, bajo el enfoque sistémico, surge como alternativa razonable.

Los objetivos y metas institucionales deben cubrir todo el abanico de temas relativos tanto a la gestión como al resguardo del patrimonio del Estado.

En ese marco, es necesario que el Órgano de Control Público Externo se inserte en el sistema republicano y democrático cumpliendo un rol protagónico y comprometido con la comunidad.

El funcionario honesto debe tener en claro que el Órgano de Control Externo lo apoyará (aplicando una política de control orientada a auditar en forma coordinada, armónica y puntual, las administraciones, las operativas, los patrimonios, las rendiciones de cuentas y las gestiones, en sus diferentes aspectos).

El funcionario corrupto debe tener en claro que el Órgano de Control Externo lo identificará (utilizando la misma estrategia de control) y lo acusará habilitando los mecanismos jurisdiccionales que tenga asignados en resguardo del patrimonio público, sin perjuicio de la instancia judicial.

La ciudadanía debe recibir dicho mensaje a través de la publicación de los resultados de las actividades del Órgano de Control Externo, en consonancia con la política de control fijada.

Obviamente, dichos resultados estarán supeditados a la organización, planificación, coordinación y control interno del propio Órgano de Control Externo, así como a la idoneidad profesional del personal que deberá ejecutar las actividades.

La posibilidad de ingresar a instancias superadoras de sistemas no convincentes, alienta a discernir sobre alternativas como la planteada que -aunque en su esencia no sean novedosas- estén alejadas de encasillamientos legales y preconceptos que limitan la "búsqueda permanente de la verdad".

En tal convencimiento, el presente aporte sólo tiene las limitaciones propias del autor.

FUENTES CONSULTADAS:

- LEGISLACION:

1 - Constitución Nacional.

2 - Constituciones Provinciales.

3 - Ley Nacional Nº 24.156 y normas reglamentarias.

5 - Leyes orgánicas de Tribunales de Cuentas provinciales y normas reglamentarias.

- NORMAS TÉCNICAS:

6 - Resolución Técnica Nº 7 (FACPCE).

7 - Normas de Auditoría para el Sector Público (Sec.Pte.Trib.Ctas.).

8 - Normas de Auditoría Externa de la Auditoría General de la Nación.

9 - Sistema de Control del Tribunal de Cuentas de la Provincia del Chaco.

- LIBROS Y REVISTAS:

10- Lattuca, A. J., Mora C. A. y colaboradores (FACPCE-CECYT): "Informe Nº 5: Manual de Auditoría". Mayo de 1.995. Pág. 39.

11- Chapman, W. L. y Gorostiaga, A. R.: Seminario sobre Administración Financiera y

Control de Gestión del Sector Público Nacional (ley 24.156) su Aplicabilidad en las Provincias. Abril de 1.993. Pág. 7.

12- Alabau, M. M.: Auditoría Pública-Revista de los Órganos Autonómicos de Control Externo-Nº 1: El Tribunal de Cuentas Europeo. Abril de 1.995. Pág. 6.

 

SISTEMA DE CONTROL ANEXO I

DIAGRAMA DE FUNCIONAMIENTO: Flujo de elementos de juicio válidos, pertinentes y suficientes.

 

GESTION Y CONTROL ANEXO II

DIAGRAMA DE FUNCIONAMIENTO INTEGRAL E INTEGRADO

CONTROL / RETROALIMENTACION DEL SISTEMA CONTROLADO / INFORMES, DENUNCIAS.