Miércoles, 27 Ene 2021
Ud esta aquí: Home
Manual De Normas Técnicas De Fiscalización De La Hacienda Pública PDF Imprimir E-mail



MANUAL DE NORMAS TÉCNICAS DE FISCALIZACIÓN DE LA HACIENDA PÚBLICA


  • Normas de Auditoría Externa para el Sector Público.

 

INDICE

1.- Introducción 3

2.- Recomendaciones para la aplicación de las Normas de Auditoría Externa para el Sector Público 5

 

Introducción

En diversas ocasiones, se ha planteado la inquietud de como lograr unificar las Normas Técnicas de Fiscalización de la Hacienda Pública.

A partir de esta premisa, resulta auspicioso el trabajo desarrollado por los distintos talleres del I.E.T.E.I. que han demostrado su preocupación por el tema, integrados por prestigiosos y reconocidos profesionales especialistas y estudiosos de la problemática del control público.

El manual que se propone, trata de unificar en un cuerpo normatizado técnicas y procedimientos de auditoría posibles de aplicar en los controles gubernamentales. Es necesario destacar su carácter meramente enunciativo de Normas Técnicas que podría ser aplicado puramente o como una guía para facilitar las tareas de control externo público.

Para la lectura del “Manual”, es necesario efectuar las siguientes consideraciones:


Ø La única Norma aprobada por el Secretariado Permanente de Tribunales de Cuentas, refiere a las Normas de Auditoría Externa para el Sector Público;
Ø Las demás, fueron puestas a disposición de los distintos tribunales del país.


Es necesario destacar los inconvenientes con que se tropieza para producir cambios en la gestión estatal, como son los que derivarían de llevar una iniciativa de unificación como la antes mencionada, principalmente por las diferencias de enfoques y criterios que presentan las legislaciones y reglamentaciones vigentes en el Gobierno Nacional, y en los Estados Provinciales y Municipales en materia de fiscalización pública; por las resistencias al cambio; por la rigidez emergente del carácter legal – formal con que se maneja la hacienda pública; por las cuestiones relacionadas con las autonomías estatales; por las controversias políticas que casi siempre se entremezclan cuando se trata de temas referidos a las normas del Estado, aún cuando esos temas fueren fundamentalmente de naturaleza científico – técnica y otra veces intereses sectoriales difíciles de explicar.

Sin embargo, ante ese panorama aparentemente complicado, existen algunos puntos en los que al menos profesionalmente podemos coincidir, tales como: 


Ø El Estado, en cualquiera de sus niveles (nacional, provincial o municipal) puede ser considerado y tipificado como una “persona única” y de la misma naturaleza en cuanto a las necesidades y requerimientos en materia de normas de fiscalización, difiriendo solamente en tamaño, complejidad, volumen de fondos presupuestarios, y otros por lo que resulta posible pensar que se pueden convenir normas de aplicación general para fiscalizar la gestión de todo el Estado.
Ø La hacienda pública posee características propias que la diferencian de la privada; si bien es cierto que existen parámetros comunes.
Ø La existencia dispersa, insuficiente o inadecuada y con marcadas diferencias en cuanto al orden nacional, provincial o municipal, de normas para fiscalizar el sector público.

Por último, y para que la fiscalización de la hacienda pública opere de conformidad con el mandato constitucional y legal asignado a los Tribunales de Cuentas, es necesario dotarlo de los recursos materiales y humanos para su funcionamiento; en especial, este último altamente calificado y en permanente capacitación.

 

 

Recomendaciones para la Aplicación de las Normas de Auditoria Externa para el Sector Público

- Aspectos técnicos:

Teniendo presente que:

Las normas de auditorias que rigen para los profesionales en Ciencias Económicas, adaptadas al ámbito de aplicación de la Administración Pública, son consideradas una herramienta idónea a insertar en los sistemas de control de los Tribunales de Cuentas de la República Argentina.

Para los Tribunales de Cuentas, controlar implica tener la potestad de prevenir y corregir irregularidades, aprobar o desaprobar las cuentas de los Entes Públicos, formular observaciones a los funcionarios y cuentadantes, y juzgar las conductas administrativas; sin perjuicio de que, cuando las normas lo habiliten, informe sobre la gestión.

Auditar implica emitir informes, certificaciones, dictámenes o recomendaciones. Las normas que para tal caso deben aplicarse están referidas al ejercicio de la auditoria externa de informes contables. En este caso la meta es emitir un informe mediante el cual el profesional expresa su opinión o declara que se abstiene de ello, sobre la información que contienen dichos estados.

En resumen, los Tribunales de Cuentas persiguen objetivos y metas más amplias que las referidas a las de auditorias de información contable.

Es necesario:

Definir un modelo que oriente y fundamente la operativa de los Tribunales de Cuentas, que “cierre” tanto del punto de vista conceptual como práctico.

Para lograr dicho paradigma, el plan de trabajo debe seguir los siguientes lineamientos:

1) Definición de objetivos y metas de los Tribunales de Cuentas, a la luz de las respectivas Constituciones Provinciales y Leyes Orgánicas.
2) Definición de una estrategia operativa que oriente y fundamente el accionar del fiscal o auditor, que debe efectuar el control fijando objetivos particulares en función de la realidad imperante en cada ente y de las novedades que se produzcan, pero a la vez en un orden dirigido a alcanzar el horizonte operativo mencionado ut – supra (punto 1).
3) Insertar al SISTEMA DE CONTROL, que surja estructurado de 1) y 2), las normas de auditorias propuestas por la Comisión de Trabajo de “Normas de Auditoria”.




ASPECTOS POLÍTICOS – INSTITUCIONALES

1) Los Miembros y Funcionarios de los Tribunales de Cuentas por obligación funcional, profesional y ciudadana orgánicamente y en representación de dichos entes, deben ocupar el estado de incumbencia insoslayable que les compete a nivel de los poderes del Estado y, en especial, de las Legislaturas Provinciales, en la elaboración de las normas de fondo que rijan las actividades del Sector Publico, en particular, las referidas a la Administración Financiera y control interno del Estado.
2) La inserción profesional en los distintos foros, entidades universitarias y profesionales, para participar en la áreas concernientes al Sector Público a nivel científico – técnico, constituye en deber ineludible para los miembros y funcionarios de los Tribunales de Cuentas, debido a la especificidad de la materia en la cual están especializados; ya que todos los sectores de la sociedad potencialmente pueden emitir opiniones sobre el sector público, susceptibles de traducirse en normas de aplicación obligatoria.
3) Para que el control funcione de conformidad con el mandato Constitucional y/o Legal asignado a los Tribunales de Cuentas, es necesario dotarlo de los recursos humanos y materiales para su funcionamiento. En especial, elemento humano altamente calificado; lo cual implica capacitación especializada y continua dentro de una rutina planificada.


I – MARCO REFERENCIAL

Los Tribunales de Cuentas son poseedores, por imperio de la Constitución y la Ley, de la atribución de Control de la Hacienda Pública. Para ello, poseen facultades, realizan actos y cumplen funciones, que son indelegables. Poseen jurisdicción exclusiva/excluyente en el orden administrativo (que no la tienen otros órganos, entes o personas) en materia del juicio de cuentas y del juicio administrativo de responsabilidad.
La auditoria, que es una herramienta del control y para la cual la profesión de Ciencias Económicas ha elaborado normas técnicas, también constituye una herramienta válida para la Hacienda Pública, a través de la cual los funcionarios públicos que se desempeñan en los Órganos Superiores de Control ejercerán las atribuciones y facultades de control otorgadas por la Constitución y la Ley.

Por sus características, la Hacienda Pública:

- es persona de derecho público.
- es de erogación o consumo,
- es dependiente por la integración de sus órganos (el poder esta repartido y asignado a personas distintas),
- debe satisfacer necesidades publicas, etc.

En consecuencia, necesita contar con Normas Técnicas propias.

Las Normas de Auditoría una vez adaptadas deben insertarse en los sistemas de control de los Tribunales de Cuentas.


II - POSTULADOS BÁSICOS

a) En la Hacienda Pública, la tarea de auditoria no tiene como culminación del trabajo técnico-profesional, la elaboración de un informe, sino que en cualquier instancia del desarrollo de la tarea de control o a partir de la emisión del informe, se habiliten los mecanismos, las atribuciones y las facultades propias del órgano de control (aprobación o desaprobación de las cuentas, observaciones, reparos, juicio de cuentas o juicio administrativo de responsabilidad).

b) Los profesionales en Ciencias Económicas de los Tribunales de Cuentas asumen responsabilidades, en su doble carácter de agentes Públicos y Profesionales debiendo respetar las normas legales, reglamentarias y profesionales que sean pertinentes.

c) Todas las actividades de control que realicen los Tribunales de Cuentas deben estar necesariamente enmarcadas dentro del ámbito de competencia que les asignen las disposiciones legales.

d) Los Tribunales de Cuentas deben contribuir al perfeccionamiento de las técnicas que se apliquen para controlar la validez de las medidas utilizadas para evaluar los rendimientos.